De carne y letras

A ella también la invadía el miedo.
El espectacular brillo de una pantalla la perturbó durante unos instantes, aún así siguió su instinto, deteniéndose sobre una superficie lisa y verde.
El color irradiaba esperanza para algo que no sabía lo que significaba esa palabra. Se mantuvo en la superficie verde, quieta, extrañamente congelada.
En aquel lugar podría conseguir lo que su naturaleza le dictaba. El olor la empujaba a moverse, a buscar con desesperación su objetivo.
No pudo contenerse. Marchó de la superficie verde y se ocultó tras un bonsai.
Desde allí percibía movimientos que la atraían. Sí, estaba cerca. Más cerca que nunca. Estaba a punto de salir de su escondite, cuando un gran chorro de agua la lanzó sobre la tierra del bonsai. Se agitó pero el chorro de agua continuaba cayendo sobre ella, sepultándola lentamente entre la tierra mojada y oscura.
Cada vez se le hacía más…

Ver la entrada original 931 palabras más

Anuncios