APUNTES

Un vaso, agua y aire. Tres sueños: el vaso sueña ser botella para retener más agua, el agua sueña ser ácido para liberarse de su prisión de vidrio, el aire sueña con evaporar el agua para ocupar más espacio o que el vaso no sea botella no sea que el corcho le trabe el paso. Todos tienen un punto de vista.  Si el vaso escribiera la historia ocultaría su frustración despotricando contra todas las botellas del mundo. Si el agua explicara su versión culparía al vaso de su mansedumbre. Si el aire silbara su ambición soplaría fuerte para tumbar el vaso y verter el agua. Todos, absolutamente todos, tendrían razones en la versión de los hechos que cada uno contara. Bastaría con interpretar lo que sucede al gusto de uno mismo y obviar los deseos más ocultos. Pero si quien explica la historia es un dramaturgo, entonces éste debería ser…

Ver la entrada original 186 palabras más

Anuncios